Lo que reposa también resiste. 2020

1 mes 1 artista. Marzo. Galería 123.

Curada por Violeta Celis.

Lo que reposa también resiste I Daniela Libertad

El silencio, en efecto, debe entenderse aquí no sólo como una privación, sino como una disposición de resonancia; un poco -y hasta exactamente- como cuando, en una condición de silencio perfecto, uno oye resonar su propio cuerpo, su aliento, su corazón y toda su caverna retumbante.

 Jean-Luc Nancy.

El diálogo que Daniela Libertad establece con el mundo de los objetos y el cuerpo sensible y vital del universo se sitúa desde el silencio del ‘reposo’, dimensionando a través de sus piezas los aspectos tangibles y los flujos de energía indomables inherentes a esas fisicidades. Es así como plantea situaciones de ‘tensión’ y ‘resistencia’ entre cuerpos, materiales indistintos y objetos. De a momentos es la línea y su desplazamiento a través de la retícula, el hilo, el papel o el metal la que rige las preguntas impuestas por la artista. Preguntas espaciales y matéricas que se entrecruzan en algún punto con los problemas compositivos-receptivos de la obra de arte, ligados a los cuestionamientos filosóficos modernistas de principios del siglo xx. Sin embargo, en gran parte del trabajo de Libertad, la línea funciona como gesto y aún en la aglomeración a manera de cuerpo retícular opera como un movimiento que aprisiona o devasta la materia, la doblega, la acalla, la silencia de cualquier anclaje con la realidad.

El tiempo es otro de los aspectos fundamentales para que las condiciones propias de los objetos y materiales se corrompan silenciosamente en espacios y lugares. De la misma manera en que las personas se desfasan y mutan dentro del flujo de la vida. La idea del ‘reposo’, la quietud del tiempo proyectado en la pasividad aparente de las cosas, en las ausencias o distancias humanas resiste en su devenir intrínseco. Fisurando lentamente la materia, lo que se puede tocar y aquello que, incluso nunca podrá imaginarse. Pero el interés no está situado en la marca o huella del transcurrir del tiempo sino en la forma en cómo éste erosiona la inercia natural de la materia: el papel que se contorsiona por la gravedad y ligereza de su peso; el cobre que pende de una larga tira de papel; los hilos que engullen una escalera que ya no lo es más.

 

Violeta Celis. Curadora

123_MG_0243_web.jpg
123_MG_0244_web.jpg

De izquierda a derecha: Hoja, doblez 1, 2014 y Papel, cobre, 2020

123_MG_0253_web.jpg
123_MG_0250_web.jpg

Papel, cobre, 2020

Papel, barra de cobre

250 x 1.5 x 15 cm

123_MG_0259_web.jpg

Hoja, doblez 1, 2014

Hoja de papel

16 x 28 x 5 cm

123_MG_0246_web.jpg

De izquierda a derecha: Papel, cobre, 2020 y Ladrillo 5, 2020

123_MG_0256_web.jpg

Ladrillo 5, 2020

Ladrillo, pintura blanca

23.5 x 12 x 5.5 cm

123_MG_0257_web.jpg

Hilo y metal 3, 2017-2020

Hilo de nylon, metal

252 x 34 x 2.5 cm

Hiloymetal_3_2018_MG_7971_web copy.jpg

 Detalle Hilo y metal 3, 2017-2020

Hiloymetal_3_2018_MG_7972_web copy.jpg

 Detalle Hilo y metal 3, 2017-2020